YA NO CUELA

Ríndanse, fachas

|

Bildu no tiene nada que ver con ETA, que es un pasado al que solo un fascista querría volver y que ha sido totalmente derrotada por la democracia, y, en cualquier caso, Otegi es un hombre de paz y Josu Ternera, el despanzurrador de niños, buscó siempre la paz y la concordia.

España está en la ruina más absoluta “por la Covid”, nada que ver con Sánchez e Iglesias, que no han hecho otra cosa que salvar vidas -¿240.000 eran? Ya no me acuerdo; pudo haber dicho 15 millones-, y fijarse en Suecia que no hizo prácticamente nada y tuvo menos muertos por millón de habitantes y una caída muchísimo menos del PIB es manifiestamente fascista.

El Caso Dina es producto de las cloacas del Estado, y no como dice ese traidor de abogado, que a saber quién le habrá pagado, un fraude judicial de Iglesias para aumentar sus posibilidades electorales. Que no le devolviera el móvil a la marroquí durante meses es una loable galantería, que solo es machismo fuera de la bendita izquierda.

Sánchez ha triunfado en Europa, se ha traído un montón de millones por su extraordinaria capacidad negociadora y los aplausos que recibió a su vuelta -el Regreso del Héroe, óleo sobre lienzo- fueron pocos para lo que merece. Porque esos millones vienen sin condiciones y, como es de justicia, los repartirá como guste, que para eso se los han dado a él.

Simón es el sabio más grande que ha parido nuestra tierra, un científico de pies a cabeza, que por eso le odia la derecha ágrafa y cerril, y lo que los odiadores le achacan como errores no son otra cosa que reflejo de las vacilaciones y evolución del conocimiento científico. Ha trabajado infatigablemente para salvarnos la vida y todas las muestras de gratitud son pocas.

Ríndanse. Si O’Brian dice que 2+2 = 5, pues así es, no luchen más. Si tienen dudas, pongan la tele, enchúfense a la tele, casi cualquier cadena grande sirve. Y echen un vistazo a las portadas de los diarios cuando pase por el quiosco (comprarlos no: eso ya no lo hace casi nadie). Toda resistencia es fútil, y cuando la verdad es relativa, la verdad que cuenta es la que impone el poderoso.